Categorías
Paisajes

Laguna del Tranque

Un espacio creado artificialmente para abastecer al pueblo que al final se ha convertido en el hogar para muchas especies.

Fotografía: Anxo Dafonte, 2019

La Laguna del Tranque es un espacio que aunque con el paso del tiempo pueda parecer natural, fue creado por el ser humano por motivos logísticos. Este lago artificial se aprovecha por las empresas hidroeléctricas que en Chile son mayoritariamente españolas (sí, en España nos quejamos de que los capitales extranjeros dominan nuestros recursos y en Chile sucede lo mismo siendo españolas las empresas que los explotamos… pero eso es política y yo vengo a hablar de mi foto) y cuando se construyó fue pensado en el regadío de los terrenos de las gentes de Tucapel.

Nos encontramos en Tucapel, en la Octava Región chilena (Bío-Bío). Lo que vemos al fondo es el Volcán Antuco (que también tiene su historia pero me la reservo para otra publicación). Hoy en día, ese espacio fue también ocupado por una biodiversidad espectacular donde muchas aves acuáticas se sienten protegidas y encuentran alimento. Aunque notan nuestra presencia y tratan en un principio de desaparecer, se ve que en el fondo están muy habituadas a la presencia humana porque pronto bajan de nuevo a alimentarse.

Aunque el camino desde el pueblo de Polcura es un poco accidentado y todavía no está asfaltado, se puede realizar extremando precauciones y pilotando lentamente y con mucha paciencia. Es una carretera sin asfaltar, repleta de enormes agujeros y sólo con un todoterreno de gran volumen podrás hacerlo asegurándote un poco de comodidad.

Lo que más me llamó la atención del lugar fueron los contrastes tonales, entre los que destaca ese verde entre los azules del cielo y de la laguna, que por suerte, al tratarse de colores fríos, contrastan con la calidez de la primera capa de vegetación más anaranjada e incluso con los detalles amarillentos de la vegetación verde. El viento movía con rapidez las nubes y durante un tiempo apareció el cielo despejado en la zona superior dejando a la vista la cima del volcán.

Pero algo que no me gustó del lugar fue el descuido de algunas personas que dejan por la zona sus desperdicios en cualquier lugar a pesar de que las autoridades han dispuesto de contenedores de gran tamaño para ello. Esto supone, sobre todo, un riesgo muy importante para la fauna autóctona que seguramente intenten alimentarse de esa basura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .