Categorías
Paisajes y viajes

Abrente Lampai

Cuando todo parecía haber terminado, el cielo comenzó a arder como se no hubiese un mañana.

Fotografía: Anxo Dafonte, 2020

Cuando sales a tomar fotos no siempre vuelves con lo que tenías planeado, está claro que la planificación es importante para poder llegar con la foto que quieres, pero la capacidad de reacción e improvisación también te dará grandes y gratas sorpresas.

Así nos sucedió en Lampai, un pueblo que antaño pertenecía al Ayuntamiento de Rois aunque hoy forma parte del de Teo. Allí encontramos un mirador situado a buena altura desde el que se puede observar Santiago de Compostela, Ames e incluso más allá de Padrón. Fue esa la localización elegida para intentar congelar el paso del Cometa Neowise que os mostré la semana pasada.

Fotografía: Anxo Dafonte, 2020

Sin embargo, la magia también tuvo lugar después de que desapareciese nuestro sujeto principal. Creo que nunca había visto un amanecer tan rojo como el de aquel día… y a punto estuve de perderlo.

De repente el cielo se tiñó de color sangre… el equipo ya recogido en sus mochilas… ¡menudo error de aficionado! Rápidamente saqué la cámara y a pulso compuse la imagen del sol rojo. Más tarde, cuando observé la imagen me percaté de otro grave error de aficionado: con la falta de tiempo expuse con la rueda variado la velocidad cuando realmente me hubiese quedado mejor si hubiese cerrado el diafragma a un f/11, por poner un ejemplo. Pero en mi cámara de iniciación, para ello, debo combinar botón con rueda y se hace más lento de manejar.

Fotografía: Anxo Dafonte, 2020

Pero como de los errores parece ser que también aprendemos, armé de nuevo el trípode y le coloqué un filtro degradado de dieciséis pasos (de esos baratitos y de resina que parece ser producen dominantes magentas) y equilibré el color para crear una dominante anaranjada y producir esa imagen tan cálida.

La imagen con el sol rojo la hice enfocando a las nubes y al sol, de esa forma obtuve la hiperfocal que me permitió acertar el foco en la roca. Los tojos no podían estar enfocados porque los tenía justo a mis pies, pero quería que apareciesen en el encuadre para compensar la calidez del rojo y el anaranjado con el frío azul y el complementario verde del primer plano.

La exposición la calculé directamente en el sol pensando en subir un poco las sombras para iluminar ese primer plano al que le di un pequeño toque de linterna durante la exposición. En Nikon existe un modo de control de color llamado Vívido (todas las marcas lo tienen aunque puedan variar su denominación) que genera imágenes más saturadas, así conseguí esos colores tan vivos y contrastados. Sin embargo, eso fue lo que allí viví y que luego me dejó más impresionado al verla en la pantalla de mi computadora y trabajar en el revelado del RAW. En este punto aclarar que puede parecer irrelevante trabajar con un control de color en cámara pudiendo cambiarlo luego, pero cualquier parámetro que configures antes de apretar el obturador modifica el histograma y por lo tanto puede confundirte durante la exposición.

Por Anxo Dafonte

Como fotógrafo me considero multidisciplinar, dicen que eso te hace ser mediocre en todo y bueno en nada... pero como yo soy feliz así, ¡que me quiten lo 'bailao'!

4 respuestas a “Abrente Lampai”

Menudo cielo, es de esos de los que parece que en cualquier momento va a bajar algún dios¡¡ espectaculares fotos😍😍 Me encantan los bancos que han puesto para contemplar los horizontes, amaneceres y atardeceres, que allí deben de ser espectaculares. Me hace gracia que hay sitios como en Santorini muy famosos para contemplar puestas de sol y aquí pillaste un amanecer de escándalo y no es un sitio conocido, pese a que la vista y el amanecer era digno de lo que hiciste, fotazas¡¡¡ Un abrazo y buena tarde

Le gusta a 1 persona

Gracias.

Lo de los bancos también me gusta mucho a mi y en ese lugar no se conformaron con uno sólo, lo cual me ha encantado.

Ese amanecer, creo que en parte fue suerte porque tan colorado no lo había visto en mi vida, pero también te digo que unos minutos antes subió otro fotógrafo, miró alrededor y se fue… ¡cinco minutos más tarde también lo hubiese disfrutado! Así que además de suerte es la paciencia de esperar. A mi me dijeron una vez tras un dorado anochecer: “¿has visto qué puesta de sol?, pues todavía no ha acabado, lo mejor viene en los próximos veinte minutos”… ¡y qué razón tuvo! Desde entonces me lo aplico (y con los amaneceres tanto de lo mismo).

Un fuerte abrazo.

Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .