Categorías
Nocturna y pinturas con luz

El Samaín en Galicia

Repasamos la historia y evolución de una tradición nacida para agradecer las cosechas y honrar a los que ya no están entre nosotros.

Historia, mito, tradición… ¿qué es y de dónde viene exactamente la celebración del Samaín en Galicia? ¿Es un mero invento comercial para importar el conocido Halloween anglosajón? En DESDE CÁMARA quisimos profundizar un poco en esta celebración y participar en ella a nuestro estilo.

Advertencia:

Leer esta publicación puede que te produzca pesadillas, ansiedades e insomnio durante una temporada.

Seguir adelante puede reanimar esos miedos que creías haber olvidado una vez pasada la etapa infantil… e incluso herir tu sensibilidad.


Para darte tiempo a arrepentirte, reaccionar y abandonar la publicación antes de que sea demasiado tarde, hemos decidido dejar las imágenes para el final.


Índice

  1. El origen del Samaín
    1. La noche de los muertos
    2. Dándole calabazas a los muertos
  2. La expansión del Samaín por el mundo
    1. De cuando Samhain pasó a llamarse Halloween
    2. El Samaín llega a Galicia
      1. El resultado de la influencia americana
      2. El Samaín por nuestros pueblos y aldeas
  3. Elementos que se relacionan con el Samaín en Galicia
    1. Los milladoiros
    2. El Magosto
    3. Juegos de Druidas
    4. La influencia del cine norteamericano
  4. El futuro del Samaín
    1. Un punto de vista comercial
    2. Un punto de vista cultural
  5. Galería de fotos

El origen del Samaín

La palabra Samaín es una adaptación a nuestro idioma de la palabra de origen gaélico Samhain que designaba el final del verano y el principio del invierno. Era para los celtas el inicio de un nuevo año, una ceremonia que lleva más de tres mil años de tradición para festejar el fin de la temporada de cosechas. Podemos decir entonces, que es una fiesta de origen pagano y de las gentes del campo.

No debemos olvidarnos que a fin de cuentas, el Samaín es una fiesta que agradece un buen año de cosechas. Una celebración creada por y para nuestras gentes del campo a las que tanto les debemos por su esfuerzo.

La noche de los muertos

Su día, en nuestro calendario, corresponde a la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre y, coincidiendo con nuestra noche de difuntos, era un momento de transición en el que las almas de los muertos podían regresar a nuestro mundo de vivos; no siempre con buenas intenciones.

Para las producciones cinematográficas es un recurso muy efectivo el uso del género de terror cuando buscan protagonismo en los muertos, pero no nos podemos dejar llevar por ello pues no siempre se ha pensado que vienen con malas intenciones.

Se creía que los muertos volvían con la idea de visitar a los familiares que todavía seguían en nuestro mundo para acompañarlos a cenar al calor del fuego. Una costumbre que tenían nuestros antepasados celtas era la de dejarles comida y bebida por la noche en las mesas.

Dándole calabazas a los muertos

Para guiarlos y que no se perdiesen en ese camino, los campesinos encendían hogueras y “decoraban” los caminos con calaveras de los enemigos caídos iluminadas por dentro, como hoy se hace con las calabazas. Pero antes de las calabazas se utilizaron nabos de gran tamaño. Los nabos y después las calabazas se vaciaban y pintaban para representar caras y se iluminaban introduciendo velas en su interior. Hoy, la costumbre de las calabazas sigue muy arraigada en el mundo entero, incluso en España. Desde hace unos años, no se entiende la noche de difuntos sin esta costumbre.

Cruceiros y calaveras… ¿guía o persuasión?

Sin embargo, también hay quien cree que las calaveras se iluminaban para disuadir a aquellas almas que volvían para saldar alguna cuenta pendiente y que constituían un claro peligro para sus víctimas.

La expansión del Samaín por el mundo

Los expertos en publicidad que siempre ha tenido el cristianismo desde sus albores, se han dedicado de una forma magistral a convertir fiestas paganas en fiestas cristianas. De ese modo, se aseguraban una transición mucho más suave y la nueva religión era mejor aceptada entre los nuevos adeptos.

Y un buen día… el Samaín pasó a ser el Día de Todos los Santos.

El Samaín no podía librarse del efecto cristianizador y aunque mantuvieron la misma fecha que tenían los celtas adaptada a nuestro calendario, se cambió el nombre por el día de Todos los Santos.

De cuando Samhain pasó a llamarse Halloween

La palabra Halloween viene precisamente de la traducción al inglés del día de Vigilia de Todos los Santos: All Hallow´s Eve. Fueron los irlandeses los que llevaron esta festividad a América durante la emigración que fue bastante importante a finales del siglo XIX y principios del XX.

Samaín… Samhain… All Hallow’s Eve… Halloween… muchas denominaciones distintas, pero… ¿estamos realmente hablando de lo mismo?

El Samaín llega a Galicia

Uno de los principales re-descubridores de esta tradición en nuestra región fue un profesor de Cedeira llamado Rafael López Loureiro (no he encontrado enlaces a su biografía, pero puedes leer un artículo sobre ello en La Voz de Galicia). Según el profesor, las costumbres de esta celebración siguieron manteniéndose en Galicia, relacionando esos rituales celtas con algo que los gallegos llevamos muy arraigado en nuestros genes, como el culto y honra a nuestros muertos con los que encontró grandes similitudes pero también algunas peculiaridades propias como la tradición de Quiroga (Lugo) en la que se dejan secar las calabazas para poder conservarlas y utilizarlas posteriormente durante nuestro Entroido (lo que viene siendo la celebración del Carnaval en Galicia).

Rafael López Loureiro tiene publicado un libro en el mercado sobre el Samaín:

“Samaín: a festa das caliveras”
de Ir Indo edicións (2003).

El resultado de la influencia americana

El trabajo de divulgación de López Loureiro ayudó a extenderse y afianzarse la celebración de un nuevo Samaín por toda Galicia que luego se vería adulterado por la influencia americana del Halloween, produciendo un gran malestar entre los conservadores de nuestras tradiciones y entre el mismo profesor, tal y como se muestra en este otro artículo de La Voz de Galicia.

Un profesor de Cedeira, Rafael López Loureiro, contribuyó a evitar que el Samaín se extinguiese en favor de una tradición puramente anglosajona. Sin embargo, no todo ha salido como a él le hubiese gustado. Depende de nosotros, que las tradiciones autóctonas no se pierdan.

Por supuesto, la relación entre el Samaín y la tradición celta, es discutida y rechazada por otros autores. Debemos decir que también algunos están convencidos de que este tipo de adaptaciones tratan de afianzar ciertas tendencias de pensamiento político para intentar nacionalizar festividades importadas y ya bastante asentadas en nuestra propia cultura.

El Samaín por nuestros pueblos y aldeas

Uno de los primeros pueblos en recuperar la festividad no podía ser otro que Cedeira, de donde es nuestro profesor y en donde se celebran desde hace muchos años exposiciones, concursos de calabazas, procesiones de almas e incluso un certamen de premios que les otorgan a personajes destacados.

Cedeira ha sido clave para la recuperación del Samaín, evitando en lo posible que estuviésemos hoy hablando simplemente de Halloween.

Otro Samaín muy arraigado e importante en nuestra región es el de Ferrol, la Festa das Cabaças que es organizada por la agrupación A Revolta de la Fundaçom Artábria.

Por cercanía, Narón no iba a ser menos y la Asociación de Veciños de San Mateo es también responsable directo de la expansión de esta fiesta por toda Galicia.

Elementos que se relacionan con el Samaín en Galicia

Galicia tiene sus propias manifestaciones en relación con los muertos y su día de difuntos muy arraigadas. Tanto que la Iglesia Católica no fue capaz a lo largo de su historia de borrarlos de nuestra cultura. Sin embargo, la cristiandad consiguió llevar esos símbolos paganos a su terreno, cristianizándolos, pero está claro que cualquier paseo por esta región te descubrirá un montón de vestigios de nuestra relación con los que ya no están. No se entendería la Galicia profunda y misteriosa, por poner un ejemplo, sin su Santa Compaña. Pero es esta relación con el más allá la que ha gestado una cultura fascinante llena de tradiciones que han atraido e inspirado a multitud de literatos de todo el mundo.

La Iglesia ha mostrado desde siempre una estrategia inteligente y efectiva “cristianizando” las costumbres paganas.

Los milladoiros

Los milladoiros son un grupo de piedras que se amontonaban en los cruces de caminos indicando una ruta. Son muy comunes en el Camino de Santiago por lo que comentábamos, la Iglesia Católica decidió llevarlos al terreno jacobeo y de ese modo darles una explicación cristiana a su proliferación. Existe, de hecho, un milladoiro muy conocido en León por haberse construido allí una enorme cruz de hierro. Estamos hablando del Camino Francés. Debemos tener en cuenta que las zonas fronterizas gallegas, asturianas y leonesas conservan muchas tradiciones comunes e incluso hablan la lengua gallega en muchas de esas zonas. Manuel Rodríguez nos habla de los milladoiros del Camino en El Correo Gallego.

Desde la perspectiva jacobea, los milladoiros eran un lugar donde los peregrinos depositaban una piedra buscando con ello atraer la buena suerte en su peregrinaje y fin del viaje.

Pequeños milladoiros aparecen a veces sobre las modernas señales que guían el Camino de Santiago.

Sin embargo, estos milladoiros podrían derivar de aquellas calaveras que se amontonaban durante la noche del Samhain para dirigir a los muertos.

Anxo y Patty residen limítrofes a Santiago de Compostela, en un lugar llamado O Milladoiro que a pesar de pertenecer al Ayuntamiento de Ames tiene más relación por comunicación y cercanía con Compostela.

La Escuela Infantil de O Milladoiro tiene en sus jardines precisamente una obra que no podemos evitar mostrar aquí por su peculiar momento.

Milladoiros montados en el jardín de la Escuela Infantil de O Milladoiro. Todos sus componentes están siempre perfectamente rectos. Por algún motivo, durante unos días uno de ellos se fue inclinando aunque nunca llegó a caer y finalmente se pudo recuperar. Obviamente, se trata de una escultura artística y las piedras están unidas entre si. La obra fue creada en el mismo centro educativo y las piedras llevan el nombre inscrito de cada niña y niño que se va de la escuela para continuar con su ciclo educativo en la escuela de Primaria.

El Magosto

Quizás la tradición en Galicia que más muestra una línea directa con la celta puede ser el Magosto. Se trata de una costumbre que podemos remontar a la Prehistoria y que tenía como objetivo el agradecimiento por las cosechas obtenidas antes del invierno.

Por supuesto, no pudo librarse de la cristianización y la convirtieron en la festividad que representaba el final del ciclo solar anual.

No me imagino ni un otoño ni un invierno sin nuestros queridos castañeiros con sus locomotoras por las calles empedradas de nuestros lugares más emblemáticos.

No hay manera de describir el olor de la calle allá por donde está ese entrañable personaje.

Si algo no nos puede faltar a los gallegos es la castaña. Cierto es que la llegada de la patata americana que aquí se ha dado siempre muy bien y cuyo resultado de la fusión con nuestras fértiles tierras ha mejorado, junto con la facilidad de su elaboración y variedad de usos culinarios. La patata, desde su llegada, ha ido desplazando el uso cotidiano de la castaña. Hará poco más de una década que el uso de la castaña ha vuelto a nuestras mesas en preparaciones de alta cocina, sobre todo en la temporada otoñal y en platos relacionados con la caza.

En cuanto a la tradición de la castaña y la festividad del Samaín, se cree que su recogida es una forma de honrar a los muertos. Cada castaña acompaña al fallecido a su lugar en el otro mundo. Debido a esto, las celebraciones del Magosto y del Samaín se han visto no sólo relacionadas, sino directamente y ligadas en los últimos años.

Juegos de Druidas

Los druidas eran los maestros de nuestros antepasados. Eran llamados “Los Guardianes de los Misterios”, siendo una especie de sacerdotes adivinos que se encargaban de educar a la juventud de la aristocracia. Los alumnos tenían que memorizar sus enseñanzas, pues carecían de escritura. También eran los encargados de custodiar los templos sagrados que construían generalmente en la profundidad de los bosques.

Galicia sin las Meigas no sería Galicia. Habelas, hainas… o eso decimos… posiblemente sean las meigas las que han recogido el testigo de los druidas en la tradición popular gallega.

Dicho esto, seguramente nos podamos imaginar tanto a un druida como a una meiga ante un gran recipiente puesto al fuego con manzanas y otros productos.

Pues bien, existe una creencia que terminó convirtiéndose en un juego popular y es que durante la noche del Samaín, los druidas utilizaban manzanas sumergidas en grandes recipientes de agua para pronosticar quién sería el primero de la tribu en contraer matrimonio. ¿Te suena esto de algo? ¡Correcto! El tradicional juego de la pesca de la manzana.

La influencia del cine norteamericano

Existía entre los celtas la costumbre de dejar dulces durante la noche del Samaín para tener contentos a los espíritus. A esta tradición se le llamaba en Gran Bretaña e Irlanda Soul Cake (pan de almas) que más tarde derivaría en el actual Trick or Treat que por fonética se tradujo a nuestra lengua como Truco o Trato ya que facilitaba el doblaje de las películas de cine norteamericano haciendo que no se notase mucho al leerle los labios al personaje. Pero si realmente quisiéramos traducir esa famosa frase, quizás le vendría mejor algo como travesura o dulce, susto o dulce, broma o golosina, por poner algún ejemplo. Es un juego de palabras que en inglés admite diversas traducciones que ninguna resulta totalmente correcta.

A pesar de todas las influencias del cine norteamericano en la festividad y costumbres del Samaín, a nosotros nos gusta más divertirnos como gallegos.

El “truco o trato” actual es una adaptación de aquella costumbre celta donde los niños recorren el vecindario durante la noche del Samaín pidiendo dulces ante la amenaza de broma pesada en caso de negativa.

En Galicia no íbamos a ser menos y cada vez está más extendida esta costumbre, quizás porque la hayamos visto en incontables ocasiones a través de las grandes producciones cinematográficas.

De todas formas, los gallegos vamos mucho más allá con lo de pedir y, en muchas zonas, exigimos chupitos de licores de hierbas, licor café, etc., amenazando con “llevarnos a alguien de la casa” de no ser bien atendidos (aquí debemos aclarar que en muchas ocasiones se vendría encantado). ¡Y es que los gallegos somos así! Creo que esto podría dar ideas a los nuevos directores del cine de terror.

El futuro del Samaín

No cabe la menor duda que la festividad del Samaín está ya bastante aceptada por la población de nuestra región y ha venido para quedarse por mucho tiempo, nos guste más o menos.

Por supuesto que habrá quién rechace esta festividad por considerarla una importación más de tipo comercial que cultural y, aquí no se les puede retirar parte de la razón.

Este año no será posible celebrar como quisiéramos, pero vendrán tiempos mejores. No perdamos el ánimo, es por un bien común.

Muchos nos están abandonando, con esta publicación no pretendemos ofender a nadie. Ante todo debemos tener en cuenta que el Samaín lo han creado nuestros antepasados para honrar a los que desgraciadamente, nos han dejado.

Durante el 2020 hemos sufrido una pandemia brutal que ha logrado acabar con nuestros planes de ocio nocturno, pero en años anteriores y, cuando la situación se normalice, suponemos que también se retomarán estas actividades, apenas quedaban locales de ocio que no incluyesen una propuesta para pasar la noche de los muertos con fiestas especialmente diseñadas, como una noche muy especial.

Un punto de vista comercial

En el aspecto comercial, no podemos obviar la venta de disfraces. No tenemos muy claro el origen de esa costumbre pero se supone que está relacionada con la creencia de la vuelta a la vida de esos personajes que la literatura del romanticismo logró potenciar magistralmente: fantasmas, momias, brujas, vampiros, licántropos…

La Santa Compaña y las Meigas van dando paso poco a poco a los personajes del romanticismo junto con las nuevas ordas de zombies y vampiros con buen corazón.

Una de las hipótesis más afianzadas nos habla de la necesidad de los vivos de poder camuflarse y pasar desapercibido entre las procesiones de muertos.

En Galicia, el disfraz más popular quizás sea el del esqueleto, posiblemente debido a que la Santa Compaña está muy “viva” en nuestra cultura.

Un punto de vista cultural

No cabe duda que la popularización de la fiesta del Samaín nos liga de una forma comercial y cultural con el mundo de los muertos y las fantasías sobre el más allá.

Durante el mes de octubre se vienen sucediendo en distintas plataformas de ocio, tanto literarias como audiovisuales, unas ofertas especiales relacionadas con el mundo de los muertos, generalmente desde su punto de vista más horroroso aunque también se puede abordar desde muchos otros puntos de vista más amables. Hasta la oferta de ocio infantil se ha visto influenciada en estas fechas por el Samaín.

Te guste más o menos, el Samaín ha venido para quedarse con nosotros. Simplemente disfrútalo.

Galería de fotos

El próximo martes 3 de noviembre, la Vuelta 2020 regresa a Muros con su ya mítica subida al Ézaro.

En esta ocasión, el equipo de DESDE CÁMARA quisimos rendir un pequeño homenaje tanto al torneo como a todos los ciclistas del mundo y componer una escena que combinase el motivo del Samaín con el de los pedales.

La de Ézaro se trata de una etapa que requiere un esfuerzo sobrehumano ya que incluso a los vehículos a motor se les hace complicada esa subida. Muchos la han visto en la anterior visita y la volverán a ver el martes desde la comodidad de una pantalla de televisión, pero es algo extraordinario poder observar el ascenso desde su base… a más de uno se le quitarían las ganas de subir en bicicleta. Desde aquí nos quitamos el sombrero ante esos deportistas.

¡Gracias por tu atención
y buenas vistas desde cámara!

Por Anxo Dafonte

Como fotógrafo me considero multidisciplinar, dicen que eso te hace ser mediocre en todo y bueno en nada... pero como yo soy feliz así, ¡que me quiten lo 'bailao'!

2 respuestas a “El Samaín en Galicia”

Wow ¡¡¡ me ha encantado tu entrada porque no tenía la más remota idea de la existencia del Samaín, su origen celta y que ya hacían con calabazas y nabos lo que parece que ha sido una tradición que han exportado los americano, no me extraña que el profesor se enfade, estoy de acuerdo con él. Al final las pelis son las que han dado a conocer una tradición que realmente sus orígenes están en las raíces de Europa.
Gracias por darnos a conocer el origen de una tradición que de ninguna forma se ha de perder, lo que no entiendo es porque siempre se asocia el mundo de los muertos, con terror y maldad, porque los muertos han de ser malignos?. Vaya tierra mágica en la que vivís, tendremos que esperar un año más para que el día de los muertos y sus tradiciones lo podáis celebrar como se merece😥. Disfrutar mucho el finde vosotros que no estáis presos aunque os quedéis sin la fiesta de Samain:)😉☺

Le gusta a 1 persona

¡Muchísimas gracias! ¡Cómo me alegro que te guste!

Es cierto que los muertos no deberían relacionarse sólo con el lado oscuro. Pienso que es más una cuestión cultural y en nuestro caso… más por influencia de la literatura y el cine. En Galicia, desde siempre las supersticiones están muy arraigadas y desgraciadamente, también tiramos más hacia el miedo y las historias de oscurantismo cuando se toca el tema de las almas y del más allá, pero también están los que nos cuidan e inspiran. Nadie muere del todo mientras permanecen en nuestra memoria y, esa imagen debe ser amable, buena. Los espíritus malignos dejémoslos sólo para las historias de la noche del Samaín 😉

Por aquí estamos ya al borde del encierro también, sobre todo en las zonas que rodean Santiago de Compostela. La cosa se está poniendo también muy fea… pero todo pasará. Aguantemos para intentar frenar el número de contagios y por ende, de fallecidos.

Personalmente, prefiero perder mil fiestas y no mil vecinos. Aguantando ahora, podremos celebrar nuevos Samaín, Navidad, Entroidos, Semanas Santas, etc.

Mucho ánimo a quienes estáis encerrados ya. Todo acaba. Saldremos de esta.

Como friki de la fotografía, estoy seguro de que si no es fuera de casa será dentro, y os lo recomiendo a todos y todas. La fotografía relaja mucho y os va a mantener entretenidos. ¡También con el móvil!

Feliz semana. Abrazos virtuales.

Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .