Categorías
Callejera, urbana y arquitectura

Aquello que llevas contigo

A veces surgen imágenes en tu cabeza que expones con lo que llevas siempre contigo, con aquella que sin duda es la mejor cámara del mundo.

Voy a aprovechar esta publicación para hablarte de un error muy común entre los fotógrafos aficionados y que les puede llevar a gastar mucho dinero.

Contenido:

  1. Un vicio caro.
  2. Motivos que te pueden llevar a cambiar de cámara.
  3. La mejor cámara del mundo.
  4. Volver a ilusionarte.
  5. La fotografía móvil.
  6. Cómo hice la fotografía que ilustra esta entrada.

Un vicio caro

Recientemente alguien me preguntó acerca del material fotográfico necesario para poder realizar fotografías llamativas, algo decentes, convencido de que se necesitan grandes inversiones. Y la persona que lo hacía se sorprendió cuando le comenté que no tenía porqué ser así.

Una cámara más cara posiblemente te ayudará a conseguir resultados que con otra no podrás o te resultará muy difícil; pero generalmente, eso sucede cuando has adquirido un nivel superior al que tu cámara actual ofrece.

La fotografía puede ser un vicio muy caro si se vive de un modo totalmente descontrolado.

Sin embargo, con una cámara de nivel inciación actual disponemos de una herramienta demasiado potente como para que eso pueda suceder durante la primera década de aprendizaje.

Motivos que te pueden llevar a cambiar de cámara

Solamente entiendo un cambio de cámara cuando una vez comprendida y exprimida la que uses actualmente, no te sirva para realizar fotografías que quieres hacer y mediante técnicas que ya tienes dominadas. Porque eso querría decir que tu equipo se te queda corto.

Pero lo que sucede normalmente es que el aficionado se sorprenda cuando le muestras que con su equipo puede realizar aquello que piensa que no. Es ahí cuando se nota la carencia de conocimientos acerca de su propia herramienta. En ese caso, la cámara está todavía por encima del usuario.

Una causa por la que un aficionado avanzado puede cambiar su equipo podría ser, por ejemplo, porque la mayoría de las fotografías que realiza las expone en condiciones de luz complicadas y la sensibilidad de su cámara no pueda soportarlas generando un ruido inaceptable.

Debes conocer tu cámara como a ti mismo, de ese modo sabrás hasta dónde y cuándo puedes llegar junto a ella en tu evolución como fotógrafo.

Sin embargo, también podría haber motivos ajenos a la técnica y a tu cámara que pueden hacerte cambiar de equipo, como puede ser el peso y portabilidad.

La mejor cámara del mundo

No existe una cámara perfecta ni que sirva para todo. Que no te vendan nunca la moto diciéndote lo contrario. Pero los que disfrutamos haciendo fotografías te diremos siempre lo mismo:

La mejor cámara es aquella que llevas contigo.

Lo importante es llevarte la foto sea como sea y, si no dispones de una cámara, esto no va a ser posible.

Es por eso que incluso un teléfono móvil puede llegar a ser para ti la mejor cámara del mundo. Porque será aquella que no te pida el cuerpo dejarla en casa.

Volver a ilusionarte

Cuando llevar la cámara encima se te hace pesado, cuando comienzas a dudar en si llevarla o dejarla en casa, puedes llegar a convertir las dudas en una lucha emocional que te impida fotografiar e incluso abandonar tu afición.

En mi caso, yo siempre iba de un lado para otro con mi Nikon D3400 en la mochila, pero unos dolores en la espalda producidos por el inicio de tres hernias discales y que fueron agravadas por un accidente de tráfico, hicieron que cada vez me costase más salir con ella. Esa cámara de inciación, es una maravilla de la tecnología y todavía es capaz de darme todo aquello que le pido.

Mi Nikon D3400 posee un cuerpo muy ligero, pero en cuanto le colocas un objetivo, el peso se me hace ya insoportable y acentúa mis dolores lumbares.

Es por eso que opté por pasarme al sistema Micro Four Thirds para poder aligerar mi equipo a pesar de tener que hacerme con él desde el principio, pues nada tenía adaptado para esa montura.

La fotografía móvil

Pero, ¿existe una cámara más ligera y portable que un teléfono móvil? A pesar de que siempre llevo mi Olympus conmigo, muy ligera, con lentes también muy ligeros y con una calidad de imagen excepcional, hay momentos en los que lo único que tengo en la mano es mi teléfono.

En muchos lugares no te permitirán sacar una cámara aunque sea compacta… pero la fotografía con móviles está tan subestimada que no te pondrán pegas a la hora de exponer con uno de esos dispositivos.

Y eso, con todo lo dicho hasta ahora, convierte la cámara del dispositivo “inteligente” en la mejor cámara del mundo.

Cómo hice la fotografía que ilustra esta entrada

Suelo utilizar el móvil para tomar notas visuales y geoposicionar rápidamente las que realizo con mis cámaras a pesar de que, como la mayoría de las cámaras actuales, disponen de conectividad inalámbrica que las comunica con mi teléfono y que pueden marcar la posición de las exposiciones. Pero o bien no me acuerdo de conectarlas (normalmente por pereza) o bien no me terminan de gustar esos sistemas ya que prefiero no consumir recursos y energía de mi dispositivo móvil.

Hoy en día podemos conectar nuestras cámaras con el móvil y compartir rápidamente las imágenes en las redes sociales, de una forma muy directa o incluso trabajándolas a un nivel bastante aceptable y avanzado desde el mismo dispositivo.

Pero en ocasiones, en lugar de notas rápidas, me salen ciertas creaciones que terminan gustándome especialmente y como no tengo prejuicios, no dudo en hacerlas protagonistas de mis galerías.

En este caso, en un momento de inspiración divina (o eso creo, debido al mensaje que se me ocurrió transmitir), vi reflejado en un cristal un foco que cruzaba al otro colocado en el techo al otro lado del ventanal, formando la cruz.

Se trataba de una cruz horizontal en la vida real, pero esa no era la imagen que me vino a la mente. Yo necesitaba hacer una fotografía vertical y subexponer la imagen para darle la apariencia dramática que se muestra.

El resto de la historia, cada uno la puede interpretar a su manera. Yo tengo la mía y lo más hermoso de esta afición es que tú puedes tener otra totalmente distinta e igual de acertada.

iPhone X
52mm – ISO 64 – f/2.4 – 1/30s

¡Gracias por tu atención
y buenas vistas desde cámara!

Por Anxo Dafonte

Como fotógrafo me considero multidisciplinar, dicen que eso te hace ser mediocre en todo y bueno en nada... pero como yo soy feliz así, ¡que me quiten lo 'bailao'!

2 respuestas a “Aquello que llevas contigo”

¡Qué razón tienes¡ Hay una cosa que me sorprende mucho, ha habido innumerables ocasiones cuando estoy viajando que mientras estás en un sitio te pide alguien que le saques una foto, te pasan su pedazo de cámara con un objetivo increíble y ves que está en automático, preguntas si quieres que se la saque así y cuando te responden, si, si si yo siempre hago las fotos en automático y me quedo😮 🙄, siempre pregunto (no puedo evitarlo) porque llevan ese camarón si no están sacando el máximo rendimiento a la cámara. La respuesta siempre es, bueno porque la cámara hará sola fotos buenas. No digo que no sea verdad, pero bueno creo que para eso vale una cámara mucho más baratas y lentes menos costosas.
Otras veces como bien dices, extrañamente las cámaras están prohibidas y sin embargo el móvil se permite. Y digo yo, pero si el resultado es el mismo, hacer una foto que más dará?. Esto me pasó hace poco en Irán usé el móvil e igualmente pude hacer fotos chulas que de otra forma no hubiera podido hacer.
La fotografía es cara, pero si es tu hobbie, te gusta y si la cambias porque la llenas de arena como ya me ha pasado dos veces 😫y te toca cambiarla pues bueno. Lo mejor con independencia de lo que gastes, es amortizarla haciendo mil fotos y sobre todo disfrutando con la fotografía que es lo importante.
Un abrazo Anxo y buena semana¡¡

Le gusta a 1 persona

¡Exacto! ¡Hasta que el obturador reviente! A mi Nikon D3400 le queda mucha vida y aventuras por delante, la única diferencia es que no va conmigo siempre a todas partes. Pero ¡vaya que si le quedan fotos por hacer a mi lado! Ha sido una muy buena compra (y barata).

El mercado de cámaras está enfocado precisamente a ese tipo de cliente que comentas pues el mercado del profesional es distinto, compran una cámara y unos objetivos “de otro mundo” que deben amortizar. Motivo por el cual la mayoría no han cambiado a nuevos sistemas sin espejo. No hay quién critique estos sistemas argumentando que no los ve en el mundo profesional, pero es que el profesional igual aún está pagando su equipo o no lo ha terminado de amortizar. Mientras no quede libre en este aspecto no cambiará. Pero en periodismo ya vemos muchísimos profesionales incluso con el móvil.

Feliz semana, un abrazo y gracias por estar siempre ahí y comentar.

Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .