Categorías
Novedades

El cuento del sapo

Una nueva fotografía de aproximación realizada con teléfono móvil dónde la iluminación es esencial y en esta publicación te cuento cómo la hice.

Te dejo en mi blog una experiencia maravillosa con un compañero de fotografía nocturna.

Por Anxo Dafonte

Como fotógrafo me considero multidisciplinar, dicen que eso te hace ser mediocre en todo y bueno en nada... pero como yo soy feliz así, ¡que me quiten lo 'bailao'!

4 respuestas a “El cuento del sapo”

Recuerdo ese momento. Fue una pena, porque cuando legué ya con el objetovo macro colocado en la cámara, ya se había escondido el bueno del sapo. Se ve que la foto no era para mi. Meno mal que estabas atento y pudiste aprovechar es momento.
Aunque no lo uso normalmente para hacer mis fotos ( no encuentro del todo cómodo con él, supongo que por falte de práctica), reconozco que hoy en día con un teléfono se pueden hacer fotos maravillosas.
Un saludo y a ver si podemos salir pronto a fotar juntos, que se echa de menos.

Le gusta a 1 persona

Pronto, David, pronto podremos ir a fotar por ahí. Mientras, a seguir practicando. Utiliza de vez en cuando el móvil para conocer hasta dónde puede llegar tu dispositivo y recuerda que la clave en la fotografía es la iluminación. Juega con él.

Le gusta a 1 persona

Madre mía¡¡ sois unos auténticos PRO con la cámara del móvil, me dejas loca. Estos días que estoy de vacaciones voy a probar hacer fotos con el móvil y a ver que sale:) Me parece increíble que no se asustará pegando un salto porque con el móvil te tendrías que acercar mucho ¿no?. Me quedo loca de verdad¡¡¡ Un abrazo y espero que tengas una Navidad estupenda y pasa también muy buen findefotográfico😊

Le gusta a 1 persona

Efectivamente, me tuve que acercar mucho e iluminarlo con sumo cuidado para non molestarle ya que es un animal adaptado a la oscuridad. Pero también hay un trabajo previo de adaptación en el que me iba aproximando muy lentamente. Hasta que el animal se va relajando y entiende que no le harás daño. Cuando se sienten atacados adopta una posición muy concreta estirando todas sus patas y elevando exageradamente los cuartos traseros, además de segregar su toxina.

Cuando supo que yo no era un peligro, simplemente continuó tranquilamente su camino aunque estuviese yo a diez centímetros.

Con el móvil, luz y cercanía, son claves.

Un abrazo, feliz semana.

Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .